RSS Feed

Alejandra Juno escribiendo

Su historia podía empezar con un aquello de “Nació en una tormentosa noche de diciembre”, pero nadie se acuerda de si esa noche llovía o no, ya que había cosas más importantes a las que atender. Ahora bien, lo de la lluvia nocturna bien podría haber sido, porque en Santiago de Compostela, no nos engañemos, llueve mucho. Nacida en una familia de artistas, nunca tuvo que decir lo de “Mamá, quiero ser…”, porque ya se le veía venir desde lejos. Desde muy pequeña (cuentan las crónicas que subió por primera vez a un escenario a los siete años), se habituó a ser aquello que antes se llamaba ser un “cómico de la legua”, con la maleta de pueblo en pueblo, gastando el repertorio. Al tiempo que estudiaba, ocupación que le proporcionó un máster y hasta un doctorado, seguía con el teatro en el alma, y del escenario pasó a las bambalinas como directora y finalmente a la comodidad del salón de su casa como dramaturga mientras seguía dándole vueltas a Calderón.

De tal querencia nacieron obras como “El retablo de las criadillas” (2007), farsa de género representada en diferentes puntos de España y “Eurolé. Batallitas del viejo continente” (2010), comedia sobre nuestra historia que también recorrió el país. Pero el vicio de escribir no conoce límites y además de diferentes colaboraciones en prensa, también puede reclamar como de su autoría “Cuando Compostela subió el telón. Crónica sentimental de la década prodigiosa del teatro santiagués: Ditea 1960-1970″ (2011), un repaso al nacimiento del teatro gallego contemporáneo, obra escrita con la gracia, el humor y la retranca que sólo un gallego podría darle.

Porque sí, porque Alejandra es una de esas gallegas que un buen día decidió reirse.